Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Vacunación
Nuevos Principios de Inmunología
  • La inmunidad no está totalmente controlada por los niveles de anticuerpos como se creía anteriormente. La inmunidad está controlada por las células memoria. Las células memoria son los linfocitos B y T. Estos son leucocitos que están listos en el organismo para responder con anticuerpos protectores cuando este es atacado por un agente patógeno. Las células memoria, una vez programadas, persisten de por vida en el animal. Así pues es posible tener unos niveles de anticuerpos bajos (o título de anticuerpos) y tener inmunidad protectora. Aunque las células memoria no se pueden medir, su presencia puede ser demostrada por estudios de reto. (12, 13, 14)

  • Los sistemas inmunitarios de los perros y gatos maduran completamente a los 6 meses de edad. Si se administra una vacuna de virus vivo modificado después de los 6 meses, produce una inmunidad que dura toda la vida del animal (es decir, moquillo canino, parvo, panleucopenia felina) (7- p35, 10, 11, 12, 13, 14) Las vacunas de virus vivos modificados deben replicarse para estimular el sistema inmunitario.Si se administra otra vacuna de virus vivo modificado, los anticuerpos de la primera vacuna bloquean la replicación del nuevo virus. La inmunidad adquirida de hecho neutraliza los antígenos de la segunda vacuna y tiene poco o ningún efecto inmunológico. (4, 7, 8, 9, 12, 14) Ni se eleva el título de anticuerpos (nivel de inmunidad) ni se amplían las células memoria.

  • No sólo son las revacunaciones anuales contra parvo y moquillo innecesarias (2), sino que ponen al animal en riesgo potencial de sufrir efectos adversos tales como reacciones alérgicas, anemia hemolítica autoinmune en perros (1, 11) (enfermedad en que el perro rechaza su propia sangre).

  • No hay documentación científica que respalde las indicaciones de los prospectos de revacunaciones anuales para vacunas vivas modificadas.

  • Los cachorros reciben anticuerpos a través de la leche materna (calostro) la primera vez que maman. Esta protección natural puede durar hasta las 8 - 14 semanas de edad. Los cachorros y gatitos no deben ser vacunados con menos de 8 semanas de edad. La inmunidad materna neutralizará la vacuna y muy pocos (0 -35%) obtendrán protección (2, 3, 5, 6, 10, 11, 12, 13, 14). Desafortunadamente, el llevar a un bebé desprotegido por haber sido vacunado a las 6 semanas de edad a una clínica veterinaria le expondrá a estas enfermedades, aumentando el riesgo de contraerlas. La vacunación a las 6 semanas, además, retrasará el tiempo de la primera vacunación efectiva. La vacunación de perros contra el moquillo a una edad muy temprana ha sido demostrada como causante de osteodistrofia hipertrófica, especialmente en Weimaraners. Las vacunas administradas en intervalos de 2 semanas suprimen en lugar de estimular el sistema inmunitario (2, 12, 13, 14).

  • Se recomienda una serie de vacunaciones comenzando a las 8 semanas de edad y administradas en intervalos de 3 o 4 semanas hasta las 16 semanas de edad. Otra vacuna viva modificada administrada en algún momento después de los 6 meses de edad (generalmente al año y cuatro meses) conferirá inmunidad de por vida (7, 10, 11, 12, 13, 14)

Las 27 facultades de veterinaria de EEUU están a diciembre de 2002 en el proceso de cambiar sus protocolos de vacunación en perros y gatos según estos nuevos principios de inmunología. Se entiende que esta nueva información presentará un reto ético y económico a muchos veterinarios y organizaciones. Ni la política, ni la tradición, ni el beneficio económico de nadie deben ser factores en las decisiones médicas.

Bibliografía citada

1. Duval, D. & Giger, U. Vaccine Induced Immune Mediated Hemolytic Anemia in the Dog. Journal of Internal Veterinary Medicine, 10. 290. 1996

2. Ford, Richard B. Vaccines and Vaccinations: Issues for the 21stCentury: Vaccine Technology in the 21st Century. Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian, 20(Suppl.8C), 19-24. 1998

3. Ford, Richard B. & Schultz, Ronald B. - Vaccines and Vaccination Issues for the 21st Century. En Bonagura, J.D. (ed.), Kirk's Current Veterinary Therapy XIII (p. 250) Philadelphia: W.B. Saunders 1999

4. Gorham, J.R. Duration of Immunity and the the Influence of Subsequent Prophylaxis. Journal of the American Veterinary Medical Association, 149, 699.

5. Levy, Stephen. Tick Biology and the Tick Borne Diseases for the Small Animal Practitioner. Hojas Informativas para la Harris County Veterinary Medical Association, 1998

6. Mansfield, Philip D. Vaccinations of Dogs and Cats in Veterinary Teaching Hospitals in North America. Journal of the American Veterinary Medical Association, 28 (N8), 1245-1246. 1996

7. Paul, Michael & Wolfe, Alice M. Vaccinations: What's right? What's Not? Proceedings de la North American Veterinary Conference. Wilmington, Delaware: Gloyd Group Publishing. 1999

8. Phillips, Tom R. & Schultz, Ronald D. Canine and Feline Vaccinations. En Bonagura, J.D. (ed.), Kirk's Current Veterinary Therapy XIII (p. 205) Philadelphia: W.B. Saunders. 1999

9. Schultz, Ronald D. - The immune system and vaccines: Challenges for the 21st Century. Compendium on Continuing Education, 20 (Suppl. 8C) 1998

10. Smith, Cairn. Are we vaccinating too much? Journal of the American Veterinary Medical Association, 207(4). 1995

11. Wolfe, Alice M. Just the facts about vaccs: Frequently asked questions about current vaccination recommendations and practice guidelines. Proceedings de la North American Veterinary Conference, 13, 681. 1999

12. Schultz, R.D. Current & Future Canine & Feline Vaccination Programs. Vet Med 3: No. 3, 233-254, 1998.

13. Schultz, R.D. Duration of Immunity to Canine Vaccines: What We Know and What We Don't Know, International Veterinary Information Service. 1999.

14. Schultz, R. D. Comparison of Antibody Titers Among Dogs Vaccinated, One, Two, and Three Years Previously. Proceedings del 80th Meeting of Conference of Research Workers in Animal Diseases, Chicago, Il. 1999

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.