Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

¿POR QUÉ UN VETERINARIO ALÓPATA SE HACE HOMEÓPATA?

Publicado en Mi Comarca nº 54, Abril 2003, p. 20

Mucha gente se pregunta cómo o porqué un veterinario, que se licencia de la facultad de veterinaria como convencional o alópata, llega o es impulsado a ser algo tan distinto como es ser homeópata. En mi caso, y en el de la mayoría de compañeros homeópatas con los que he hablado de este tema, la respuesta común es la misma: las frustraciones que la práctica clínica convencional nos hace sufrir a los veterinarios, la insuficiencia de los tratamientos alopáticos y la producción de nuevas enfermedades en nuestros pacientes que estos producen.

Esto así resumido se puede entender mejor con un ejemplo de la vida real en la clínica veterinaria convencional diaria: llega un perro aquejado de un problema de piel como puede ser una "sarna demodécica". El veterinario alópata sólo tiene conocimientos y herramientas a su disposición para combatir el ácaro causante de esa sarna. Después de un tiempo más o menos prolongado de tratamientos a base de químicos externos e internos, si tiene éxito, la piel de este perro queda libre de ácaros y, por tanto, en alopatía se considera "curado" de la afección "sarna demodécica". Pero resulta que ahora este perro como "efecto secundario" de todos esos químicos ha desarrollado una "insuficiencia renal" ¿Qué es más grave para la vida de este perro? Obviamente la insuficiencia renal producida por este tipo de tratamientos que más tarde o más temprano acabará con la vida de este perro. Muchas otras afecciones crónicas ni siquiera se pueden "curar" con este tipo de herramientas alopáticas y sin embargo estas tienen efectos secundarios similares o peores.

La mayoría de veterinarios se conforman con estos resultados tan pobres y siguen ejerciendo lo que creen que es correcto por la formación recibida. Sin embargo, a otros este tipo de frustraciones por no poder ayudar mejor a nuestros pacientes debido a dichos tratamientos insuficientes y la producción de nuevas enfermedades que conllevan, nos impulsa a explorar otras posibilidades terapéuticas, invirtiendo más años de formación en una especialidad médica mucho más compleja y difícil que la alopatía, pero mucho más satisfactoria y beneficiosa para la salud de nuestros pacientes: la homeopatía.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.