Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

MITOS SOBRE LA NUTRICIÓN DE LOS CARNÍVOROS DOMÉSTICOS

Publicado en Mi Comarca nº 53, Marzo 2003, p. 20

Hay una serie de mitos que, por desgracia, están inculcados en la mente de la mayoría de la gente y que hacen que el uso de alimentos comerciales para animales de compañía esté tan extendido y de los cuales creo importante informar con el fin de resaltar el error que ello supone.

  • Uno es que los perros y gatos domésticos tienen un sistema digestivo "debilitado", lo cual no tiene sentido alguno, pero es lo que hace que se crea que no deben comer carne ni huesos crudos, es decir, sólo deben comer alimentos procesados por calor.
  • Otro de estos mitos es que es muy difícil alimentar a un perro o un gato sin formación específica en nutrición canina y felina. Este mito viene fomentado por las grandes casas comerciales, quienes formando a veterinarios y con sus fantásticos anuncios publicitarios nos hacen creer que no se puede alimentar a nuestros compañeros sin necesidad de su ayuda, más por su propio beneficio económico que por la salud de nuestros compañeros carnívoros.
  • Otro es que cada comida tiene que ser perfectamente equilibrada. Si pensamos por un minuto como comemos nosotros mismos, nos damos cuenta que esto es antinatural, no vamos a un restaurante y pedimos porcentajes de nutrientes para hacer una comida completamente equilibrada, sino que alcanzamos ese equilibrio con el tiempo a lo largo de varias comidas. Viendo las costumbres de los carnívoros salvajes, entendemos que ellos hacen lo mismo.
  • Todo esto lleva al siguiente mito que es que el mejor modo de alimentar a un perro o a un gato es con alimentos comerciales perfectamente equilibrados.

El gran problema de todos estos mitos es que han conducido a que se alimente a los carnívoros domésticos de formas antinaturales durante décadas, cuyos resultados no pueden ser más que desastrosos como se está viendo hoy en día con la gran incidencia de cáncer, alergias alimentarias, enfermedades autoinmunes, etc. Varias de estas patologías en muchos casos se pueden corregir o, mejor aún, prevenir con una alimentación natural biológicamente apropiada para la especie. Por tanto, para proporcionar una vida larga y saludable a nuestros compañeros carnívoros, la mejor nutrición es aquella que imita tanto en contenido como en forma a lo que comen sus parientes salvajes en su hábitat natural.

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.