Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

USO DE LAS FLORES DE BACH EN ANIMALES

Publicado en Mi Comarca nº 51, Enero 2003, p. 22

¿Qué son?

Las flores de Bach son una serie de 38 esencias naturales extraídas de flores silvestres, cuyas propiedades curativas fueron descubiertas por el médico homeópata Edward Bach entre los años 1926 y 1934. Estos remedios florales actúan sobre los estados emocionales de hombres, animales y sobre las propiedades vitales de las plantas. Entendiendo al ser vivo como un todo y que la enfermedad somática es el resultado de un desequilibrio emocional, podemos entender cómo estos remedios, actuando sobre la causa y no sobre los efectos físicos de la enfermedad, pueden ayudar a restaurar la salud. Dentro de esta hipótesis formulada por el Dr Bach lo más importante al tratar a un organismo enfermo, por tanto, es reestablecer la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Si bien tienen en común con la homeopatía que son una terapia natural y vibracional, no deben confundirse con esta. Estas esencias florales son totalmente inocuas y completamente naturales, por lo que carecen de efectos secundarios, incluso administrando la esencia equivocada. Además, no tienen contraindicación alguna y pueden utilizarse perfectamente junto a otras terapias, sea la convencional u otras alternativas, con lo que se trata más de una terapia complementaria. Por su probada eficacia, los remedios florales han logrado el respaldo de la O.M.S. que en 1976 las incorporó a las Medicinas Alternativas recomendando su uso a los estados miembros.

¿Para que sirven?

Al igual que en humanos, en veterinaria estos remedios florales han demostrado su eficacia sobre todo en animales con trastornos de comportamiento que no corresponden a ninguna disfunción fisiológica o clínica. El modo en que generalmente se utilizan estos 38 remedios más la mezcla establecida por Bach de cinco esencias conocida como Rescue Remedy (Remedio de Urgencia) es individualizado para cada paciente, estudiando su estado emocional y preparando una mezcla de varias flores (con un máximo de cinco) que se ajusten a dichos bloqueos emocionales, la cual típicamente se administra en forma de gotas por vía oral. Así, por ejemplo, si tenemos un animal de compañía que tiene problemas para aceptar un segundo animal en casa, haremos una mezcla que incluya Beech, Chicory e Impatiens; o si, por el contrario, tenemos a un animal que sufre visiblemente la pérdida de otro animal querido con el que ha convivido, en la mezcla incluiremos Honey Suckle, Star of Bethlehem y Rescue Remedy. Estos son sólo un par de ejemplos a modo ilustrativo de las múltiples aplicaciones de estas esencias florales. Si cree que este tipo de terapia puede ayudar a su animal, lo mejor es que consulte con un profesional familiarizado con su uso para establecer la mezcla idónea a su dolencia individual.

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.