Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

ALTERNATIVA HOMEOPATICA PARA LA LEISHMANIOSIS CANINA

Originalmente publicado en Mi Comarca, Diciembre 2002

"Macho" a sus 11 años de edad fue traído a la consulta con un cuadro de artrosis, heridas en piel que no cicatrizaban, hemorragia gastrointestinal, gran letargia y anorexia, diagnosticado de leishmaniosis mediante análisis sanguíneo y con un tratamiento convencional interrumpido a la segunda inyección por los terribles efectos secundarios que este causó en él. Con el tratamiento homeopático impuesto para él, su estado de ánimo cambió radicalmente en cuestión de días, sus heridas cicatrizaron a los tres días, eventualmente cesaron las hemorragias y el dolor causado por su artrosis, y en todos los análisis posteriores se mantuvo negativo a la leishmaniosis durante los dos años más que duró su vida. A los 13 años de edad falleció de una patología cardiaca no relacionada, o citando las palabras de su dueña, "conseguimos vencer su leishmaniosis proporcionándole una buena calidad de vida durante un tiempo considerable más, pero no pudimos luchar contra su reloj biológico".

La leishmaniosis canina (L. C.), vulgarmente conocida como la "enfermedad del mosquito", es una enfermedad sistémica grave causada por protozoos del género Leishmania que se transmite por picadura de un mosquito del género Phlebotomus. Esta enfermedad es frecuente en zonas ecuatoriales y subecuatoriales, incluyendo los países de la cuenca mediterránea entre los que se encuentra España y se trata de una zoonosis en crecimiento progresivo.

La sintomatología clásica de la L. C. es bastante constante y uniforme: el perro parece viejo, delgado, con ganglios inflamados, hemorragias y problemas de piel, aunque no todos los perros que sufren de esta enfermedad presentan todos estos síntomas. El diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre.

En el perro resulta muy difícil luchar contra este parásito, haciendo que actualmente no haya medida preventiva eficaz alguna y que las drogas empleadas en la terapia convencional de la L. C. (antimoniales, alopurinol, etc.) sólo puedan temporalmente proporcionar alivio sintomático, pero al no poder eliminar por completo el parásito en el perro, no puedan prevenir las recaídas. Además, se trata de drogas muy fuertes que muchos perros no toleran bien y menos de por vida. Estos resultados tan pobres son causados por el hecho de que en el curso de la L. C. hay un desequilibrio inmunológico profundo (inmunodepresión, autoanticuerpos, etc.) y por el hecho de que resulta muy difícil alcanzar una buena concentración de las drogas dentro de las células, especialmente en órganos con poca vascularización.

Considerando que la leishmaniosis es una enfermedad en que las reacciones inmunológicas del organismo hospedador juegan un papel básico en la producción de síntomas clínicos y lesiones patológicas y que las respuestas inmunológicas son dramáticas pero no productivas, buscar una alternativa a las drogas que trabaje no dirigida específicamente contra el parásito sino a equilibrar el sistema inmunitario del perro parece lo más lógico. Precisamente es así como actúa la homeopatía: las experiencias clínicas tanto en medicina humana como veterinaria de estos últimos años muestran que la homeopatía funciona muy bien a estos niveles en que la medicina convencional tiene pocas armas.

Tanto en mi opinión y experiencia como en las de varios compañeros homeópatas de otros países mediterráneos como Italia y Grecia, dónde esta enfermedad es un problema igual que aquí en España y la homeopatía veterinaria está más extendida que aquí, la leishmaniosis es susceptible de ser bien curada con homeopatía. Igualmente, los perros tratados constitucionalmente con homeopatía y que llevan estilos de vida saludables son menos susceptibles de contraer la enfermedad.

Ahora bien, no quiere esto decir que haya un tratamiento homeopático específico para la leishmaniosis, como parece haber sido publicado el pasado 22 de septiembre en un artículo del diario italiano "Il Nuovo", el cual da a entender que una compañera italiana utiliza un protocolo con tres medicamentos homeopáticos exclusivamente para todos los perros que sufren esta enfermedad como si esto fuera la panacea. Esto es muy incierto, la homeopatía es mucho más complicada que esto. En homeopatía tratamos individuos enfermos y no enfermedades, entonces hay que entender que el tratamiento no es siempre el mismo para todos los perros que sufren de leishmaniosis, sino que es altamente individualizado y que el éxito del mismo depende en gran medida de lo observadores que sean los dueños del animal y de los posibles obstáculos a la curación que se presenten en el estilo de vida de cada perro, entre los que se incluyen una dieta pobre, vacunaciones excesivas, uso continuado de drogas y agentes químicos, etc., ya que estos minan el sistema inmunitario del animal.

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.