Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

¿VACUNAMOS DEMASIADO A NUESTROS ANIMALES?

Originalmente publicado en Mi Comarca, Septiembre 2002

"Perla", una perrita mestiza, tras ser vacunada de la rabia, desarrolló fiebre y su malestar derivó en un fallo renal que la llevó a la muerte. ¿Coincidencia?

Admito que si este caso lo hubiera visto hace siete años, a los dueños de "Perla" les hubiera asegurado que era una mera coincidencia, incluso aún más, hubiera negado en rotundo cualquier conexión. Pero hoy en día, la cosa es bien distinta. Cada vez vamos siendo más veterinarios que no creemos que estos casos sean una coincidencia ni que las vacunas sean tan inocuas como las pintan y nos replanteamos la necesidad de vacunar anualmente a nuestros animales.

En la última década, las universidades norteamericanas han venido realizando mucha investigación sobre este tema y cada vez la literatura veterinaria se llena de más resultados alarmantes. Tanto es así, que el recientemente fue sacado a la luz pública en un artículo publicado en el Wall Street Journal el pasado 31 de julio, en el que cuentan cómo se va apilando la evidencia de que las revacunaciones anuales de perros y gatos no son necesarias y pueden ser dañinas.

Los estudios de los laboratorios fabricantes de vacunas no incluyen los efectos a medio y largo plazo de las vacunas, ni tampoco miden la duración de la efectividad de cada vacuna. Así pues, sus recomendaciones de revacunaciones anuales no tienen una sólida base científica para empezar y aún es más, hay ciertos laboratorios que la misma vacuna contra la rabia la comercializan con dos prospectos distintos - uno que dice que tiene una validez de un año y otro que indica una validez de tres años - para ajustar la vacuna a los requerimientos legales de los diferentes estados...

De otro lado, la investigación llevada a cabo en las universidades apunta a que la protección de las vacunas contra las enfermedades puede durar años (un mínimo de tres años, incluso toda la vida del animal), lo que hace que las revacunaciones anuales sean totalmente innecesarias. Pero además esta investigación ha demostrado repetidamente como las vacunas son capaces de causar enfermedades serias en nuestros perros y gatos, tales como son las enfermedades autoinmunes y el cáncer, entre otras.

Muchos veterinarios siguen negando esta evidencia y, mientras en los hospitales de las facultades de veterinaria americanas llevan años siguiendo protocolos de vacunación con revacunaciones si acaso cada tres años, ellos siguen recomendando revacunar todos los años. No se sabe a ciencia cierta si esto está motivado por un miedo real pero infundado a las enfermedades o por miedo a que decrezcan sus ingresos económicos, pero los que sufren las consecuencias son los perros y gatos que son vacunados una y otra vez.

Si este tema le preocupa, ¿qué puede hacer? Las recomendaciones de inmunólogos veterinarios líderes no sólo incluyen no revacunar todos los años, sino además evaluar la relación beneficio:riesgo de cada vacuna para cada animal en particular y evitar en la mayor medida posible el uso de vacunas polivalentes. Obvio que con la vacuna de la rabia, al tratarse de una cuestión legal, poco podemos hacer más que esperar que nuestro gobierno algún día se replantee modificar las obsoletas leyes existentes a la luz de los nuevos conocimientos en medicina veterinaria; pero con el resto de vacunas lo mejor es que consulte con un veterinario que no niegue estos hechos y siga protocolos de vacunación reducidos.

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.