Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO CANINO

Originalmente publicado en Mi Comarca nº 63, Enero 2004, p. 20.

Una vez que uno acepta a su perro como un perro, uno debe decidir si uno está dispuesto a cambiar su propio comportamiento y cómo interaccionar con su compañero canino. Los humanos somos los que controlamos el ambiente del perro y por tanto somos los humanos los que tenemos que aceptar la responsabilidad de enseñar y mantener los comportamientos que deseamos. Lo primero que tenemos que entender cuando nos enfrentamos a comportamientos problemáticos es que estos son comportamientos perfectamente normales para el perro. En lo que respecta al perro, él no tiene un problema, simplemente se está adaptando a su ambiente. El problema se presenta en su convivencia con nosotros.

La mayoría de los problemas de comportamiento se deben a uno o más de los siguientes factores:

  1. Problemas asociados al miedo - un bajo umbral al estrés y el miedo asociado pueden conducir a un montón de problemas de comportamiento: ansiedad por separación, agresividad por miedo, micción por sumisión, no acudir cuando se le llama, ladrido excesivo, micción y defecación en casa, etc. A este nivel, un tratamiento homeopático puede ayudar a elevar ese umbral y disminuir la sensibilidad, pero también es importante que vaya asociado un programa de entrenamiento destinado a ese mismo fin.
  2. Ruptura en la comunicación canina - si entendemos que mismo entre humanos muchas veces existen problemas de comunicación, no es difícil comprender el obstáculo que presenta la comunicación entre especies. Algunos problemas asociados a esta ruptura en la comunicación son: ladrido excesivo, comportamiento salvaje, no acudir cuando se le llama, arañar puertas o morder muebles (u otros objetos), micción y defecación en casa, tirar de la correa, etc. A este nivel, moldear nuestro propio comportamiento para entender a nuestro perro y un programa de entrenamiento que sea efectivo en la comunicación con el perro son cruciales.
  3. Necesidades básicas - los perros tienen unas necesidades básicas que si no se satisfacen derivan en problemas como comportamiento salvaje, escaparse, morder objetos, micción y defecación en casa, etc.
  4. El ambiente social - esto es importantísimo en la vida de un perro e influenciará a todos los factores arriba mencionados. Uno de los elementos clave en el ambiente social del perro es su situación jerárquica en la familia (para él su manada). Los humanos deben estar siempre en una posición superior en esta jerarquía, lo cual no implica que el perro tenga que tener miedo de aquellos que estén por encima, sino todo lo contrario, debe respetarlos y confiar en ellos. La confianza es otro elemento clave en una relación equilibrada, si un perro confía en su guardián, el estrés y miedo se reducen considerablemente.

Un buen programa de entrenamiento destinado tanto a prevenir como corregir este tipo de problemas no es ni mucho menos el típico programa de adiestramiento basado en las amenazas ni los castigos físicos, en que el perro si obedece es por miedo, sino todo lo contrario: es de elección un programa basado en el refuerzo positivo y moldeado de comportamiento.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.