Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

CANCER EN PERROS Y GATOS

Publicado en Mi Comarca nº 59, Septiembre 2003, p. 20.

El cáncer por desgracia cada vez es más común en los carnívoros domésticos. Las investigaciones sugieren que la polución ambiental y los químicos en los alimentos son los factores principales en el desarrollo de este grupo de patologías. Desde mi punto de vista hay muchos factores que pueden causar cáncer, pero no tienen tal efecto a no ser que el individuo esté en una condición debilitada y susceptible.

El estado del sistema inmunitario y sus funciones es extremadamente importante. Si un animal puede mantenerse en un estado de salud excelente con una buena alimentación, pocos tóxicos, ejercicio adecuado, acceso al aire fresco y al sol, y un ambiente emocional estable, su sistema inmune será fuerte. Mientras un animal débil puede sucumbir al efecto de los carcinógenos, el fuerte tiene más probabilidades de resistirlos y detoxificarlos. La prevención es lo mejor que podemos hacer y lo más importante. Ninguna droga o vacuna puede nunca tomar el lugar de un buen estado de salud.

Ciertas influencias en las vidas de los animales incrementan su exposición a carcinógenos y deberían evitarse. Estas incluyen la exposición continuada al humo del tabaco, los paseos en áreas transitadas de tráfico inhalando el humo de los tubos de escape, el beber agua de charcos de la calle que pueden contener hidrocarburos, el dormir encima o cerca de un aparato de televisión, el someterlos a pruebas diagnósticas continuadas con rayos X, el uso de químicos tóxicos fuertes de modo continuado como los antiparasitarios y el consumo de alimentos comerciales para mascotas ricos en vísceras y harinas animales (que concentran pesticidas y hormonas) y en conservantes y colorantes artificiales que se sabe causan cáncer en animales de laboratorio.

Ni que mencionar tiene que además de las citadas precauciones, una dieta fresca natural es imperativa tanto en la prevención como en el tratamiento. Esta dieta se debe complementar con vitaminas A, C y E así como incluir alimentos ricos en vitaminas del grupo B y minerales traza.

Desafortunadamente para un animal que ya tiene cáncer, el tiempo de la prevención ya se ha pasado. Pero no está de más evitar todas estas toxinas y así evitaremos añadir estrés a un organismo ya dañado. El tratamiento de este tipo de patologías es complicado. Lo que podemos esperar de un tratamiento que ayuda entra en tres categorías: mantener una buena calidad de vida durante el tiempo que queda, extender la vida más allá de lo que generalmente se espera o la curación de la condición con disminución o desaparición de los tumores.

La mayoría de mis casos tratados con métodos alternativos entran en las dos primeras categorías porque por desgracia los animales con los que trabajo suelen estar muy debilitados y enfermos. Aún así, la calidad de vida del animal suele mantenerse muy buena, mucho mejor de lo esperado durante el tratamiento nutricional y homeopático y bastantes de ellos viven más tiempo del esperado, sobre todo si son más jóvenes y no han sido sometidos a cirugías. Aunque todo depende también del tipo de cáncer, claro, y algunos llegan a curarse.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.