Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

¿QUÉ DEBERÍA ALIMENTAR A MI PERRO O GATO PARA QUE ESTÉ SANO?

Publicado en Mi Comarca nº 57, Julio 2003, p. 20.

La mejor dieta tanto para perros como para gatos es una natural que se acerque lo más posible a lo que comerían en estado salvaje. Los gatos son naturalmente carnívoros obligados por lo que tienen unas necesidades de proteína de origen animal altísimas, mientras que los perros, siendo peores cazadores, son más carroñeros y comen una mayor variedad de alimentos. Si bien, siendo difícil y no correcto por la naturaleza de su especie por lo que no lo recomiendo, a un perro se le podría alimentar a base de una dieta vegetariana bien adaptada, esto es totalmente imposible para un gato, no podría sobrevivir. Sólo con mirar la dentadura de los perros y los gatos nos damos cuenta que su aparato digestivo no es el de un herbívoro, sino que está adaptado a ingerir presas animales crudas. La alimentación que se acostumbra a dar a los carnívoros domésticos hoy en día, sin embargo, es altamente procesada y artificial, compuesta de ingredientes totalmente antinaturales entre los que cuentan órganos procedentes de animales enfermos (decomisos de los mataderos no aptos para consumo humano), animales domésticos sacrificados en clínicas veterinarias (con lo que la inyección letal pasa a formar parte de este alimento) y una enorme cantidad de cereales o subproductos de estos (que nunca formarían parte de la dieta de un carnívoro salvaje pero que obviamente abarata el coste de producción), llena de colorantes artificiales y conservada con pesticidas no aptos para consumo humano como la etoxiquina, el BHA o el BHT que son cancerígenos. ¿De verdad podemos creer que este tipo de alimento es una fuente de salud? Si nosotros no comemos así, ¿por qué dárselo a ellos?

Si de verdad queremos proporcionar salud a nuestros compañeros carnívoros, lo que debemos alimentar es una dieta natural que se asemeje en la mayor medida posible a lo que comerían en estado salvaje, ya que resulta poco práctico sacarles a cazar para que se alimenten por su cuenta. Así pues, se trata de poner en su comedero una mezcla de alimentos que en su totalidad constituyan la composición de las presas y otros alimentos que coman de forma natural:

  • La base de la alimentación deberán ser carne, vísceras y huesos crudos para proporcionar los altos requerimientos de proteína y calcio que tienen los carnívoros. Esto puede representar el 60-70% en la dieta de los perros y un 80-90% en la de los gatos.
  • El resto de la dieta serán verduras, hortalizas, legumbres, frutas y semillas, idealmente trituradas y con probióticos añadidos para imitar el contenido gastrointestinal de las presas.
  • Otros alimentos ocasionales son los huevos, que naturalmente los cánidos salvajes roban de los nidos.

Esto obviamente es a grandes rasgos, ciertos animales enfermos puede que no toleren este tipo de dieta si su organismo está debilitado y no están acostumbrados, ciertas condiciones patológicas pueden requerir una mayor o menor proporción de ciertos nutrientes, etc. Cada individuo tiene requerimientos individuales, por lo que si desea alimentar a su perro o gato una dieta natural, lo mejor es que antes de realizar ningún cambio en su alimentación, consulte con un veterinario formado en dietética natural.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.