Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

PROBLEMAS DE PIEL Y OIDOS EN PERROS Y GATOS

Publicado en Mi Comarca nº 56, Junio 2003, p. 20

Los problemas de piel y oídos no son más que un mero reflejo del estado interior del organismo. Englobo aquí todas las dermatitis y otitis externas, ya que el oído externo y la piel proceden del mismo tejido en el embrión y, por tanto, responden de un modo similar ante la enfermedad: como partes superficiales del organismo son las primeras en afectarse en el curso de la enfermedad crónica. Cuando hay un exceso de toxinas y/u otros factores que atacan al organismo, si este no puede combatir el insulto del todo, intenta aislar la enfermedad en órganos que no son vitales. La piel y los oídos cumplen este requisito a la perfección. La importancia que esto tiene, por tanto, es que casi todas las enfermedades de piel y oídos no son más que una manifestación de enfermedad interna crónica y por tanto deben tratarse como tal y no como problemas aislados. El animal por lo general está mucho más enfermo de lo que aparenta, pero generalmente se malentiende ya que "sólo" se percibe como un problema de piel u oídos. Así, por ejemplo, las alergias no son un problema del alérgeno (pulgas, pólenes, ciertos alimentos, toxinas, etc.) sino del sistema inmunitario de ese organismo que se ha vuelto hipersensible desarrollando la alergia a ese tipo de sustancias. Este tipo de afecciones son altamente frustrantes tanto para el veterinario como para el dueño del animal ya que son muy visibles, el animal está muy molesto y por lo general tardan muchísimo en llegar a curarse, por lo que requieren muchísima paciencia y confianza, lo cual puede ser muy difícil ante la presencia de un perro o gato que no para de rascarse o sacudir la cabeza.

Entendiendo los factores que influyen en su desarrollo, podemos prevenirlas y en caso de que ya estén instauradas, llegar a curarlas con métodos no convencionales (los métodos convencionales fallan por completo en curar este tipo de problemas). La homeopatía, siendo reguladora del organismo, añadida a trabajar sobre los cuatro puntos que se mencionan a continuación, es susceptible de resolver muchos de estos problemas.

  • La dieta es crucial en los problemas de piel y oídos. Si en lugar de utilizar a nuestros animales como cubos de basura, pensamos dos veces lo que les metemos en el organismo, podemos prevenir en gran medida este tipo de problemas, los cuales son imposibles de curar si no se alimenta una dieta excelente a base de carnes crudas y alimentos frescos.
  • Las vacunas son un factor principal en la iniciación de problemas de piel y oidos. La sensibilización y estimulación que ejercen sobre el sistema inmunitario crean un terreno fértil para el desarrollo de alergias y problemas autoinmunes. Hoy en día es una práctica común vacunar a nuestros animales muchísimo más de lo necesario y esto es pésimo para su salud.
  • Las toxinas son otro factor que influye tanto como los dos anteriores. Un animal que se pasa horas encerrado en un ambiente cargado o expuesto a gran polución y/o químicos estará mucho más predispuesto a este tipo de problemas.
  • El estrés emocional es otro factor que se reconoce como causa psicosomática de este tipo de problemas: desde las dermatitis psicógenas hasta la automutilación por aburrimiento o un problema emocional grande.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.