Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

CARTA A LOS REYES MAGOS 2004

Publicada en Información Veterinaria, 11, Diciembre 2004, p. 19

Queridos Reyes Magos,

No recuerdo escribirles con esta ilusión desde mi infancia y ahora lo hago considerando un honor que me hayan pedido hacerlo. Entonces soñaba con llegar a ser veterinaria para poder ayudar a los animales enfermos a sanar. El día llegó en que salí de la facultad con lo que entonces creía ese sueño cumplido y comencé a trabajar en clínica. Si bien, como la mayoría de compañeros, tenía mis éxitos, sobre todo en patologías agudas, me sentía terriblemente limitada y frustrada en la gran mayoría de enfermedades que aquejan hoy en día a los animales de compañía: me topé con la insuficiencia de los tratamientos alopáticos y las nuevas enfermedades en nuestros pacientes que estos producen. El no entender que para intentar arreglar algo haya que causar más daño me llevó a explorar otras posibilidades más inocuas y a la vez eficaces que fui incorporando, hasta que encontré la verdadera respuesta a lo que buscaba en la homeopatía.

Según les escribo estas líneas, me ha llegado un regalo para mí muy especial. Es de la dueña de "Maya", la perra labrador que estaba tan enferma cuando acudieron a mí hace unos meses con gran preocupación, un diagnóstico de "hepatitis crónica activa de origen autoinmune", una pila de resultados de pruebas diagnósticas y una propuesta de tratamiento con corticoides nada esperanzador. Hoy "Maya" está curada de dicha afección desde unas semanas después de haber instaurado su tratamiento homeopático y de ahí esta muestra de agradecimiento: una foto de las huellas de las patas de "Maya" y de los pies de su dueña en la arena de la playa caminando juntas con una inscripción al pie que dice: "Para Dolores, por ayudarnos a seguir juntas".

Son especialmente los casos como el de "Maya", en que la alopatía falla o poco puede ofrecer, por increíbles que puedan parecer, los que me hacen estar agradecida por haber encontrado en mi camino la homeopatía veterinaria, si bien no es fácil, ya que no es una simple terapia más, sino una visión de la medicina completamente distinta, tan difícil de comprender desde la formación recibida en la facultad y mucho más complicada, pero a la vez tan apasionante. Realmente para mí no deseo pedir nada, pues entiendo que me traerán lo que necesite para continuar mi camino, pero sí me gustaría pedirles estos deseos para el año 2005:

Una mayor concienciación en todos los veterinarios clínicos sobre el impacto que tienen en la salud de los animales las recomendaciones que hacemos a nuestros clientes.

Un mayor respeto y comprensión e incluso colaboración por parte de los veterinarios clínicos convencionales para y con los que hacemos terapias alternativas y complementarias. No se trata de "creer o no" como viene siendo la postura generalizada de negación desde el desconocimiento, sino de informarse. Al fin y al cabo, no veo tan difícil reconocer que los organismos vivos tienen una capacidad inherente de autocuración que puede ser estimulada, e independientemente de las herramientas que utilicemos, todos debemos tener la misma meta en común: el bienestar de los animales.

Un mayor interés y apoyo por parte de los colegios de veterinarios y de las facultades de veterinaria para la difusión de la homeopatía como terapia válida en veterinaria y la creación de cursos de formación de calidad.

Igual es demasiado iluso lo les que pido, pero en estas fechas estamos en tiempo de creer. Les agradezco lo que tengan a bien concederme.

Dolores Sánchez-Peñalver

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.