Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Artículos

TRANSICIÓN DE ALIMENTOS COMERCIALES LLENOS DE TOXINAS A OTROS MAS NATURALES: DETOXIFICACION

Texto cedido a Luposan Ibérica para difusión gratuita exclusivamente
© 2005 Dolores Sánchez-Peñalver

Al igual que ocurre al cambiar de un alimento comercial lleno de toxinas a una dieta natural cruda, al cambiar a un pienso natural libre de toxinas, la transición de alimentos comerciales también lleva consigo un período, más o menos corto según el estado de salud previo del animal, de detoxificación. ¿Qué significa esto?

Detoxificar o desintoxicar significa eliminar tóxicos o venenos o los efectos de los mismos. Los tóxicos (sustancias que tienen la capacidad inherente de destruir la vida o impedir la salud) incluyen pesticidas y otras sustancias químicas cómo conservantes artificiales, medicinas convencionales y vacunas, además de la comida desvitalizada.

El organismo fisiológicamente tiende a eliminar sustancias tóxicas (toxinas) pues es su respuesta natural para restablecer la salud, así pues, es su modo natural de curación. Pero, cuando la cantidad ingerida de continuo sobrepasa este potencial de eliminación, las toxinas se acumulan y van minando la salud al suprimir las defensas del organismo. Los alimentos comerciales comunes están llenos de estas sustancias tóxicas y al cambiar la dieta a otro más natural es lógico que el perro comience a eliminar estas toxinas almacenadas, pues la nueva dieta le aporta los nutrientes necesarios para desarrollar un organismo sano y dejar de suprimir los síntomas de curación.

Por eso, cuanto más suprimido esté el sistema inmune de un animal no sólo por dietas comerciales no naturales, sino además por la vacunación excesiva a la que están sometidos los animales de compañía y el uso continuado de otras drogas y productos químicos, mayor será el proceso de desintoxicación y más fuertes los síntomas que aparezcan. De ahí mi recomendación de hacer el cambio paulatinamente o ayudar al organismo con unos días de ayuno.

Los síntomas de curación pueden variar mucho incluyendo mal aliento, prurito, vómitos, diarrea, u otro tipo de descargas o supuraciones, aparición de nódulos en piel, etc. y pueden aparecer inmediatamente tras el cambio o, por el contrario, varias semanas tras haber iniciado el cambio. Normalmente, si su perro sufre afecciones de un área en concreto lo normal es que detoxique por ese sitio, agravando sus síntomas de curación. Así, por ejemplo, si tiene problemas de piel se agravará su dermatitis, de oídos se agravará su otitis, de intestino se agravará su colitis (vómitos o diarrea), etc., aumentando las secreciones a través de estos órganos.

Es muy importante que no suprima estos nuevos síntomas. Si da antibióticos, corticoides, antihistamínicos, antieméticos, antidiarreicos, etc. lo único que va a conseguir es destrozar la salud de su perro, pues estos fármacos lo único que hacen es paliar los síntomas temporalmente o incluso suprimirlos definitivamente, impidiendo que sus defensas hagan lo que es natural: eliminar toxinas y restablecer la salud del organismo; y, una vez deje de darle los fármacos, el efecto de rebote es muchísimo peor que el estado anterior a tomar dichas drogas.

Para hacer que los síntomas de esta curación sean más leves, además de hacer unos días de ayuno, como norma general mi recomendación es que haga el cambio despacio, introduzca el nuevo alimento poco a poco, dejando que su organismo se vaya adaptando hasta que la nueva alimentación ya sea una rutina. También puede ayudarle a aliviar esos síntomas con remedios naturales cómo aloe vera, polen de abeja, ajo, caléndula, etc. Para esto lo mejor es que consulte con un veterinario formado en terapias biológicas.

Volver al menú de Artículos

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.