Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.  


Entrenamiento
¡El entrenamiento es divertido!

Si no tiene tiempo para enseñar a su perro, ¡cómprese un peluche! -- Pam Dennison (adiestradora profesional)

esde siempre he estado en contra de los métodos tradicionales de adiestramiento de perros y otros animales que se basan en la crueldad y violencia. El animal por estos métodos, obedece, sí, pero por miedo, no porque se haya desarrollado en él el deseo de satisfacernos cómo erróneamente se viene creyendo. Estos métodos, a mi entender, provocan muchos traumas mentales y en animales sensibles no hacen más que generar agresividad. Si bien algún caso en particular en una ocasión puntual puede beneficiarse de un aversivo, la norma general es que se consiguen muchos mejores resultados adiestrando por refuerzo positivo y conociendo los requerimientos de cada especie animal.


Esta sección de mi web está dedicada a dar una introducción al entrenamiento por refuerzo positivo y dentro de las muchas facetas de esto, el método denominado "adiestramiento con clicker" basado en el método usado durante años en oceanarios para entrenar mamíferos marinos. Todos entendemos fácilmente que de cualquiera se consigue más por las buenas que por las malas, de modo que cualquiera de nosotros seguramente nos esforzaremos más en cualquier tarea que desempeñemos si se nos premia un trabajo bien hecho que si constantemente se nos critica o castiga por lo que hacemos mal (y más si se trata de un castigo físico), lo cual no sólo nos deprime sino que a la larga nos hace entender que no valemos y abandonamos, o si continúa y dependiendo del carácter de cada uno, nos hace revelarnos. De un modo similar, los animales responden así también: dificilmente un perro o un gato (y sí el entrenamiento con el clicker se puede usar también en gatos para moldear su comportamiento, de hecho se puede utilizar con cualquier animal... ¡incluido el ser humano!) hará algo que deseemos si no le hacemos entender qué es lo que nos gusta y lo que no y seguramente le crearemos un trauma mental si simplemente le castigamos o pegamos por hacer algo inherente a su especie (por ejemplo el cachorro que muerde zapatos o el gato que araña muebles) con el problema sobreañadido de que dificilmente entiende por qué se le está pegando: el mensaje que recibe es que "eso" no debe hacerlo en presencia del dueño (rehuye el castigo consecuente), pero está bien hacerlo en su ausencia (no hay castigo haste que el dueño regresa). Por el contrario, si alabamos lo que están haciendo bien y les damos alternativas para que desarrollen sus instintos naturales, ellos cada vez se esforzarán más por hacer lo que nos agrada y el comportamiento indeseable a la larga se extingue, a la vez que les proporcionamos un equilibrio mental y emocional eliminando la negatividad de sus vidas y las nuestras.

A modo de introducción, tiene las siguientes subsecciones:

En la nueva Tienda encontrará también recursos y accesorios para aprender más sobre el tema y ponerlo en práctica.

Si esto no es suficiente y tiene dudas particulares sobre su animal y/o un problema de comportamiento que no sabe como solucionar, ofrezco orientación individualizada a través de las consultas habituales - si no lo conoce, dirijase a la sección Servicios Gracias.

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2003, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.