Homeovet

Robledo de Chavela (Madrid), España.

Varios
Temas varios sobre perros y gatos

- Humor -

La Historia REAL de la Creación

El primer día de la creación, Dios creó al perro.

El segundo día, Dios creó al hombre para que sirviera al perro.

El tercer día, Dios creó a todos los animales de la tierra para que sirvieran de alimento potencial para el perro.

El cuarto día, Dios creó el trabajo duro honesto para que el hombre pudiera trabajar para el bien del perro.

El quinto día, Dios creó la pelota de tenis para que el perro pudiera o no cobrarla.

El sexto día, Dios creó la ciencia veterinaria para mantener al perro sano y al hombre arruinado.

El séptimo día, Dios intentó descansar, pero tuvo que pasear al perro.

Y otra historia de la creación...

Un capítulo nuevo recientemente descubierto del Libro del Genesis nos ha dado la respuesta a la pregunta "¿De dónde vinieron las mascotas?"

Adán dijo, "Señor, cuando yo estaba en el jardín, Tú paseabas conmigo todos los días. Ahora ya no Te veo más. Me encuentro sólo aquí y me resulta dificil recordar lo mucho que me amas."

Y Dios dijo, "¡No hay problema! Te crearé un compañero que estará contigo siempre y quien será un vivo reflejo de mi amor por tí, para que me ames incluso cuando no puedas verme. Independientemente de lo egoísta, infantil o antipático que seas, estew nuevo compañero te aceptará tal y como eres y te amará como Yo lo hago, a pesar de tí mismo."

Y Dios creó un nuevo animal para que fuera un compañero para Adán. Y fué un buen animal. Y Dios se sintió satisfecho. Y el nuevo animal se sintió contento de estar con Adán y meneó su rabo. Y Adán dijo, "Señor, ya he puesto nombres a todos los animales del Reino y no se me ocurre ningún nombre para este nuevo animal."

Y Dios dijo, "No hay problema, le llamarás PERRO."

Y el Perro vivió con Adán y fué un compañero para él y le amó. Y Adán se sintió consolado. Y Dios se sintió satisfecho. Y el Perro estuvo contento y meneó su rabol.

Después de un tiempo, pasó que el angel de la guarda de Adán acudió a Dios y le dijo, "Señor, Adán se ha llenado de orgullo. Se acicala y pavonea como un pavo real y se cree digno de adoración. El Perro desde luego le ha enseñado que es amado, pero quizás demsiado bien."

Y Dios dijo, "¡No hay problema! Crearé para él un compañero que estará con él para siempre y quien le verá tal y como es. El compañero le recordará sus limitaciones para que sepa que no siempre es digno de adoración."

Y Dios creó al GATO para que fuera un compañero para Adán. Y el Gato no le obedeció a Adán.

Y cuando Adán miró en los ojos del Gato, le fué recordado que él no era el Ser Supremo. Y Adán aprendió la humildad.

Y Dios se sintió satisfecho.

Y Adán mejoró considerablemente.

Y el Perro se sintió contento.

Y el Gato pasó de todo.

Volver al menú de Varios

Página diseñada y mantenida por Servicios Web Gray Ghost
© 2000-2002, Dolores Sánchez-Peñalver. Todos los derechos reservados.